Entrevista a Dara y Sunie de «Tantra y Yoga»

Dara y Sunie

Dara y Sunie

¿Qué os llevó al Tantra?

Nos conocimos en 2005 en uno de los cursos de la formación en psicología transpersonal de la Escuela de Navegantes, la primera y más antigua de España.
Nos miramos y nuestras almas se reencontraron.
Poco sabíamos en aquel entonces de tantra pero la vivencia de nuestra conexión inicial, la primera de muchas, nos hizo entender de qué iba la vía tántrica.
Después vino la formación, la técnica, el dar palabras torpes a lo inefable.
Con el tiempo formamos una familia un tanto peculiar y es el intenso periodo de la crianza de nuestros hijos le relación tántrica se fue al garete. Apenas teníamos tiempo de mirarnos a los ojos.
Como sondeadores incansables del misterio y en el anhelo de volver a recuperar la chispa y la conexión tántrica de nuestros comienzos volvimos a retomar la formación específica de tantra, lo que nos volvió a dar la tranquilidad, la conexión y la relajación que los dos necesitábamos. ¡Todo seguía en su sitio!
En la actualidad tenemos dos hijos en común, tres más de una relación anterior  y una vida cotidiana sencilla pero que hacemos apasionante y divertida. Sin negar las sombras y las crisis, que las hay, y de las que hasta hoy, salimos crecidos.
Puedes leer más de nosotros aquí.

¿Qué es para vosotros el Tantra?

El tantra penetra la existencia misma. Está en cada una de las células que somos, en cada partícula del universo.
Tantra es la danza extática entre shiva y shakti, entre la energía masculina y la energía femenina. Su deliciosa danza hace posible la creación a cada instante.
Conectar con lo que ES, permitir lo que hay a cada instante… eso es TANTRA.
El tantra es poder desnudarse delante del otro. Un desnudo que no es físico sino emocional.
El tantra es abandono, rendirse a la aceptación de lo que se presenta a cada momento haciendo honor a la VERDAD, sin juicio.
El trabajo constante es permitirse sentir.
Permanecer en presencia no es otra cosa que estar en continua vigía de lo que sientes… sin avergonzarte de ello, dándole cabida en ti y permaneciendo ahí… eso es el tantra.

¿Cómo lo vivís en vuestra vida cotidiana?

Un reto diario en pareja con una familia de cinco hijos.
Con la intención puesta en el reto de la aceptación. Dándonos cuenta y observado cuan a menudo no aceptamos y nos empeñamos en llevar el control, lejanos a esa confianza que permite fluir y a la vez tratando de aceptar que no aceptamos ☺
Sin negar las sombras y las crisis, que las hay, y de las que hasta hoy, salimos crecidos.

¿Qué ofrecéis para este camino?

Ofrecemos nuestra escuela y una metodología basada en la experiencia propia de nuestra relación y en la formación que hemos ido recibiendo a lo largo de los últimos 20 años.
Hemos creado el MÉTODO V.A.L. PARA UNA VIDA TÁNTRICA que está fundamentado en:

  • LA VERDAD, trabajo interior de crecimiento a nivel individual. Primera etapa.
  • EL AMOR, afianzados la Verdad es que se puede empezar a sanar las heridas e ir conectado con el otro desde el corazón. Segunda etapa.
  • LA LIBERTAD, el éxtasis, el regalo del proceso vivido en las dos etapas anteriores. Última etapa.

Nuestros talleres, cursos y formaciones están basados en éste método porque nosotros mismos lo hemos experimentado y lo seguimos experimentando día a día.
Puedes hacer el test de diagnóstico emocional  que hemos preparado para conocer las heridas que están bloqueando que el amor inunde todos los ámbitos de tu vida.

¿Qué aporta? ¿Creéis que tiene algún riesgo?

Aporta claridad, confianza, plenitud, creatividad, un cambio vital de percepción, transformación…
Lo que no significa en un inicio del trabajo garantía de éxtasis.
La claridad te hace ver no sólo las luces, sino también las sombras de uno/a mismo/a y las sombras no suelen gustar a casi nadie, sobre todo cuando te das cuenta y reconoces que las sombras que ves en el otro, la otra, están en ti.
Profundizando y adentrándote en el proceso de trabajo tántrico vas a ir cambiando tu percepción y una visión más neutral, menos sesgada por el dolor y las heridas primales te va relajando, te va colocando en una posición más tranquila con respecto a los conflictos en tu relación y con el resto del mundo.
Los miedos afrontados se van transformando en confianza y en plenitud… al final solo cabe la transformación.
El riesgo es la incomodidad que supone darte cuenta de que tu vida no es lo que tú creías. Es darte cuenta de la farsa en la que solemos vivir. Es el dolor de dejar caer lo que no Es y practicar el desapego y dar el salto para construir tu mundo tal y como mereces.
Es un impacto muy fuerte que cuesta de tragar y de digerir.
Para eso estamos nosotros y gente como nosotros que ya está construyendo el mundo que desea, para acompañar y guiar en los talleres, cursos y formaciones, en los procesos de cada persona.
Es un privilegio para nosotros poder acompañar cada experiencia de transformación.

¿Cómo enfocáis la sexualidad en las prácticas?

La sexualidad es algo natural y sagrado y así la enfocamos, como todas las cosas que abordamos. Con mucho respeto.
Con la posibilidad de negociar los límites de las prácticas entre las personas que participan para que todos puedan tener libertad de expresión y decisión.

¿Qué habilidad os caracteriza?

Hacemos entendible y fácil lo místico o esotérico. Tenemos la capacidad de introducir en el día a día todo el misterio tántrico. Lo verás realmente fácil. Somos prácticos y nos gusta hacer de la magia y el misterio algo realmente cotidiano.
Somos muy muy cercanos y podemos comprender y por tanto acompañar el proceso de cualquier persona que se acerque a trabajar con nosotros. No nos asustamos fácilmente y nos es sencillo meternos en los zapatos de los demás.
Nuestra guía, nuestro acompañamiento, no nace de la teoría sino de nuestras propias e intensas vivencias. Quien nos conoce sabe que no hay ápice de fisura entre lo que predicamos y lo que vivimos.
Y eso es algo que nos valoran mucho.

¿Cómo debería ser para vosotros una relación de pareja saludable?

Nuestra pareja tántrica ideal es aquella que se compone de dos personas completas en sí mismas que no se necesitan porque han dejado caer el ego pero que se veneran profundamente en la divinidad que son, agradeciendo cada instante de su vida juntos.
Antes de llegar ahí trabajaremos para ser una pareja saludable en la que cada uno de los miembros asume la responsabilidad de lo que vive interiormente y ve reflejado en el otro.
Una relación basada en la transparencia, en la verdad, en la desnudez emocional, mental y espiritual ante la otra o el otro.
En la que puedo compartir mis miedos, en la que las sombras y los conflictos me ayudan a crecer y a evolucionar.

¿Qué problemas comunes se manifiestan a quienes se acercan a tus talleres?

Fundamentalmente alejamiento y pérdida de chispa en la relación de pareja.
Necesidad de volver a recuperar lo vivido al inicio de la relación. Anhelo de volver a verse más allá de lo que los ojos pueden ver. Anhelo de reencuentro.
Mucha incomprensión entre ellos y sensación de que hacen todo lo posible por la relación pero el otro no le acompaña o no pone de su parte.
También hay parejas con ganas de profundizar en su relación y llevarla un paso más allá.

 

Tantra y Yoga

Web   Blog   Facebook   Twitter  Videos  YouTube

Email: [email protected]

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.